Nacional, a cuartos de final de la Copa Libertadores.

Comment

deportes

Venció en el juego de vuelta 4-2 a Huracán de Argentina. Los argentinos criticaron el arbitraje.

Si Nacional no estaba acostumbrado a sufrir en esta temporada, anoche su afición debió graduarse en el arte de la angustia. Por primera vez en esta Copa Libertadores debieron sentir el temor de la derrota, y eso que el triunfo fue 4-2. Nacional clasificó a cuartos de final. Lo hizo, cumplió a su favoritismo, pero con un inusual nerviosismo. Quizá con el alma congelada por ese Huracán endemoniado que hasta el final luchó, y criticó un polémico arbitraje.

Nacional ya sabía que este rival, el Huracán argentino, sería un enorme desafío. Sabía, desde antes, que se enfrentaba a una muralla casi impenetrable, una coraza que además, cuando se sintió vulnerada, demostró que tenía cómo hacer daño. El partido arrancó tan cerrado, tan difícil, que el primer gol de Nacional llegó de penalti. A partir de ese
momento, cuando el árbitro señaló el punto blanco, por un toque sutil de Bogado contra Guerra, el partido pareció una batalla.

Iban 23 minutos. Ibarbo anotó el penalti con total frialdad. Pero Huracán, que ya estaba envenenado por la decisión arbitral, reaccionó con toda su furia Un minuto después igualó el partido. Espinoza fue el verdugo. Para los argentinos fue un gol de justicia; para Nacional, una daga. El 1-1 lo eliminaba.

En el segundo tiempo la historia fue otra. Y fue otra por una nueva y polémica decisión arbitral. El central expulsó al defensor Mancinelli, por un golpe, también sutil, contra un jugador colombiano. La tarjeta roja terminó de desencajar al club argentino, que pese a eso, no cesó su lucha. Demostró, una vez más, que podía hacer daño, que tenía armas, como a Ábila, que siempre metió miedo.

Pero Nacional, que debió alcanzar a sentir un frío tenebroso con el 1-1, se sintió entonces en superioridad. Alejandro Guerra, que en el cierre del primer tiempo había fallado una oportunidad única, se desquitó. Primero, propuso una pared con Berrío, y cuando el balón volvió a sus pies, lo metió entre las piernas del portero. Luego, clavó un derechazo cruzado inatajable. No solo sacó el sombrero de mago, también la capa de salvador, y le dio la anhelada tranquilidad a su equipo. Tranquilidad efímera.

Y es que la afición de Nacional, tullida por una lluvia constante e incómoda, y por los nervios del partido, no paró de temblar. Huracán, parecía un ciclón tomando más y más fuerza. Entonces encontró el segundo gol y no podía ser de otro que de Ábila, que se inventó una mediavolea genial. Un golazo. Iban 76 minutos.

El problema para Huracán es que tenía un guerrero menos. Y en su intento suicida, padeció la furia verdolaga. Nacional sentenció el partido con un contragolpe letal: Berrío a Ibargüen y este a Copete, que definió el 4-2.

Solo entonces, por fin, en el tiempo de descuento, la afición tuvo su respiro. Debió permanecer expectante, pues tras el pitazo final, en la cancha hubo empujones, riñas, puños. La cancha mojada fue un ring improvisado en el que los jugadores de Huracán querían vengar su orgullo y la emprendieron contra el árbitro y los rivales. Se sintieron perjudicados. “No fue fuera de lugar, no fue penalti y no fue expulsión”, criticó el DT Domínguez.

Ya a Nacional solo le quedó evitar la riña, pasar el susto, recoger el aliento, y empezar a celebrar su paso a cuartos de final.

Síntesis

Nacional 4-2 Huracán

Atlético Nacional: Franco Armani; Daniel Bocanegra, Felipe Aguilar, Dávinson Sánchez, Farid Díaz; Sebastián Pérez, Alexander Mejía, Alejandro Guerra (m.81, Jonathan Copete), Andrés Ibargüen; Víctor Ibarbo (m.46, Orlando Berrío) y Marlos Moreno (m.72, Macnelly Torres). DT: Reinaldo Rueda.

Huracán: Marcos Díaz; José San Román (m.84, Lucas Chacana), Martín Nervo, Federico Mancinelli, Luciano Balbi; Mauro Bogado, Matías Fritzler; Daniel Montenegro (m.54, Mario Risso), Mariano González (m.60, Alejandro Romero), Cristian Espinoza y Ramón Ábila. DT: Eduardo Domínguez.

Goles: 1-0, m.23: Víctor Ibarbo, de penalti. 1-1, m.24: Cristian Espinoza. 2-1, m.58: Alejandro Guerra. 3-1, m.68: Alejandro Guerra. 3-2, m.77: Ramón Ábila. 4-2, m.93: Jonathan Copete.

Árbitro: José Argote (Venezuela).

Expulsado: Federico Mancinelli.

tomado de www.eltiempo.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *