Juan Carlos Osorio, se acabaron las excusas

Comment

deportes

 

Si bien la Superliga era un torneo que no daba nada y ya el premio estaba repartido entre ambos equipos, se sabía que el que perdiera iba a pasarla mal y se iba a marear en un momento tan importante como el que ambos elencos están viviendo en la Liga Betplay. En cambio, el que ganara, iba a tener una semana tranquila y para el duelo por la liga local iba a poder disputarlo sin un piano encima.

Bueno, América es el primero. No supo aprovechar este este encuentro para mostrar algo diferente, hacer las paces con los hinchas y poder trabajar tranquilos de cara a un duelo tan importante -casi una final- contra Atlético Nacional. Debe ganar si o si, para seguir con vida en la Liga Betplay.

América volvió a caer pero esta vez su imagen fue paupérrima. Sólo lo salvan los primeros 25 minutos donde se vio un equipo concentrado, que presiona y organizado atrás. De ahí para adelante, incluyendo el descanso y la ida a vestuarios (porque el DT no fue capaz de cambiar nada) me sentí como cuando se jugaba los lunes por noche por allá en 2013, que cualquiera con muy poco nos pintaba la cara.

Al entrenador se le acabaron las credenciales, se está hundiendo solo por su terquedad. A qué llamo terquedad: querer morir en la suya sin tener la materia prima. Es decir, querer hacer un asado o plato de alto gourmet con un salero y dos clavos de canela.

No supo leer ni interpretar lo que tenía América. La base una nómina que fue campeona en dos torneos y que con un par de nombres iba a conseguir una renovación y se hubiera podido trabajar más fácil. Pero no, adiós a Carrascal, Cabrera y bienvenidos Torres, Quiñones, Gómez y Hernández. Ni hablar que «rechazó» a Teófilo Gutiérrez y Hugo Rodallega ‘por viejos’.

Se quedó con la salida de atrás con jugadores que no pueden dar dos pases seguidos, el mediocampo lo desbarató siempre que quiso y arriba no le mete miedo a nadie. Abusa del desborde y el centro. Como si arriba América tuviera a Olliver Bierhoff o Martín Palermo. Así es muy complicado pelear por algo. Por eso se despidió de la Sudamerica, la Copa Colombia y perdió la Superliga. Todavía, increíblemente, está con vida en la Liga y con este sitema tan mediocre puede salir campeón.

Juan Carlos Osorio, se acabaron las excusas. Todavía le queda camino en Liga. Deje su ego a un lado y recupere el terreno perdido. Usted es el que está quedando mal y se está alejando de la élite de los entrenadores. No sólo, además, por lo que se ve en cancha sino también fuera de ella con sus gestos. En Cali se maneja un rumor de sus problemas personales. Póngale orden a eso. Por que pareciera que las decisiones dentro del campo no las hiciera en sus cabales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *