‘Pecoso’ Castro: “Para mi entierro, quiero que me vistan de verde”

El entrenador agradeció a la barra del Cali y a sus directivos, por el homenaje, previo al juego frente a Junior. “Me emocioné mucho”, dijo a AS. También envió un mensaje a Yepes.

Rugió la hinchada del Deportivo Cali, una inusitada manifestación de gratitud; enaltecido Fernando ‘el Pecoso’ Castro, en un hecho sin precedentes. Hace apenas un poco más de seis meses fue desvinculado de la dirección técnica de los verdiblancos, vilipendiado por algunos simpatizantes del equipo. Este sábado, todos se rindieron a sus pies, mientras en la tribuna popular del estadio de Palmaseca, se erigió un gigantesco tifo.

Entonces el manizaleño, reconocido hincha de los ‘azucareros’, rebobinó, fue como una regresión… cuando anduvo descalzo hasta los diez años; cuando estudiaba, hasta quinto de primaria, y luego mecánica automotriz en el Sena; cuando su mamá trabajaba en casas de familia; cuando debió trabajar prematuramente, porque era el mayor de siete hermanos y su padre los abandonó cuando él tenía 8 años y 7 meses; recordó que llegó al Cali en 1.977, “con una mano adelante y la otra atrás, no tenía nada. Cuando me casé, a los 22 años, pagaba arriendo”, comentó a AS Colombia.

Muy ponderado el homenaje que le rindió la barra del Cali, en vida…

“Los hinchas del Deportivo Cali y su Junta Directiva, me hicieron devolver muchos años, hasta cuando yo era un niño y soñaba con ser un jugador profesional, y quería jugar en el equipo del departamento de donde era mi abuela, ella se crio en Palmira y a los 9 años emigró a Manizales. Y yo siempre estuve ilusionado con el verde. Se me vinieron muchas cosas a la cabeza y me emocioné mucho, estoy muy contento y muy agradecido”.

¿Fue una alegría semejante a la de los dos títulos que logró como DT del equipo?

“Yo disfruté de los títulos, emocionado, pero tranquilo. Es muy rico es salir campeón como jugador, yo solo lo pude hacer con el Once Caldas. Después de eso, la emoción más grande en mi vida, ha sido lo que viví el sábado en Palmaseca. Nunca había visto que la afición del Deportivo Cali le hiciera un homenaje a alguien en vida de esa forma, entonces, no he sido tan malo en la vida. Me puse nervioso, temblaba y empecé a pensar en todos los directivos que tuve en el Deportivo Cali. Luego, me puse a ver jugar al equipo, hice mucha fuerza, mi señora me dijo, ‘le va dar alguna cosa a usted’, por eso a los 10 minutos nos fuimos. No veo los partidos del Cali, porque sufro demasiado”.

¿Cómo fue la planificación para el homenaje?

“Ya estaba programada desde hacía varios meses. Los líderes de la barra hablaron con la Junta Directiva y les dijeron que era prudente esperar un poco, hasta que el Presidente dijo que sí. Ni cuando jugaba, ni cuando salí campeón, ni cuando me llamaron a la Selección Colombia, había sentido una cosa tan extraña en mi cuerpo. Pensé en mi madre, en mi padre, en mis hermanos, en toda mi familia”.

Diego Umaña dice que cuando muera, quiere que lo cremen y tiren las cenizas al Pascual Guerrero, y pongan salsa, ¿usted?

“Le pido a Dios que me dé muchos años de vida, y le doy gracias por la salud que le brinda a mi familia, a mis amigos; también le pido que no me vaya a dar una enfermedad grave, que para mi muerte, me quede dormido. Y quiero que me vistan de verde, pero bien vestido (risas), con una buena camisa, o con la sudadera del Cali, y me entierren”.

¿Ha estado cerca o lejos de volver a la dirección técnica?

“He estado muy cerca, por eso vivo agradecido con los directivos del fútbol colombiano. Después de que salí del Cali, he recibido cuatro ofertas, pero me ofrecen lo que me ganaba en el Deportivo Cali hace 20 años. Esperaré que haya un buen proyecto, y si puedo volver a dirigir, lo haré. De lo contrario, esperaré que el Cali pague unas semanas que se deben para mi pensión, y así poder estar más tranquilo, entre Manizales y Cali, donde tengo a mis tres hijos”.

¿Quiere enviarle un mensaje a Mario Yepes, por el momento que vive en el Cali?

“Yo traje a Yepes de Cortuluá y lo hice debutar con el Cali en el año 97. Él sabe que está en una institución que exige mucho. Hace poco dejó el fútbol y me imagino que todos los días se está preparando más, sin embargo, uno puede tener mucho conocimiento de fútbol, pero si no hay un buen equipo, es difícil, la verdad la tiene el jugar. De pronto estoy equivocado, pero creo que quiso ser técnico rápidamente y esto es poco a poco. Espero que pase ese momento amargo y que las cosas cambien y pueda salir adelante con el equipo”.

tomado de www.as.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *