Colombia no se relaja en la Copa América Centenario.

Ya clasificada a cuartos, quiere asegurarse el primer lugar del grupo A contra Costa Rica.

El de la Selección Colombia es un presente sin presión, sin angustia, sin dramas, y no por eso, relajado. Llega este sábado al partido definitivo del grupo A en la Copa América Centenario clasificada a cuartos. Sin depender de nadie, sin el riesgo de quedar afuera prematuramente. Esta vez, cuando enfrenta a Costa Rica en Houston, puede asumir su tercera salida con mayor tranquilidad, solo que sin bajar la intensidad. La mentalidad debe ser la de siempre: ganar para asegurar el primer lugar.

Colombia está adquiriendo confianza. Su juego, más allá de los defectos puntuales y hasta ahora no graves –errores de marca–, está entusiasmando.Lleva dos triunfos, contra Estados Unidos y Paraguay, que han despertado mucha alegría en el país. Se revive esa sensación gratificante del triunfo deportivo, futbolero, nacional. El comienzo es notable. Crece la ilusión de pelear hasta el final. El camino aún es largo.

Los jugadores colombianos prometen mantener la concentración, la responsabilidad, la actitud ganadora que han demostrado hasta ahora; sin importar que el partido de este sábado no se juegue bajo presión. “Día tras día debemos tener esa ambición. Sabemos que no siempre se puede ganar, pero sí tener esa mentalidad y ese deseo de darlo todo”, aseguró Juan Guillermo Cuadrado, como una idea general de toda la Selección de no relajarse ante un rival que se juega su futuro en el torneo y que necesita ganar.

Partido para rotar

Este sábado es un buen momento para ver las alternativas en el once patrio, para probar hombres que no han actuado o lo han hecho poco, pero todo pensando en cómo solventar dificultades futuras. No es cambiar por cambiar. José Pékerman puede, si así lo quiere, pensar en alinear a Marlos Moreno, a Roger Martínez, a Dayro, a Fabra, al propio Carlos Sánchez en la mitad, al mismo Yerry Mina en la zaga… Todos son jugadores de alta capacidad y que perfectamente pueden ser incluidos en la fase de cuartos de final. Este sábado podrían tener la gran oportunidad de jugar para ganar confianza y rodaje en la idea del combinado.

Al fin y al cabo, y eso es lo positivo, hay de dónde escoger. Ellos mismos están convencidos de eso. “Titulares somos todos –comentó Farid Díaz, uno de los titulares– hasta que el profe dice los 11. Gracias a Dios tenemos un buen grupo y cualquiera puede ser inicialista”.

Los que son habituales titulares dicen no tener inconveniente si les toca descansar este sábado. Es más, están preparados para la rotación de la nómina, si se da. Fabra podría reemplazar a Díaz; Mina, al golpeado –aunque ya recuperado– Zapata; Dayro o Marlos pueden entrar para darle descanso a Cuadrado o Cardona; de James sí se especula que quiere jugar, sí o sí, y Sánchez podría reemplazar a uno de los volantes.

“No creo que haya ningún problema en variar –asegura el volante titular Daniel Torres–. En el equipo hay muy buenos jugadores. De hecho, a Sánchez –otro que podría ser inicialista este sábado– lo admiro demasiado, si le toca jugar a él,no habrá ningún inconveniente”.

Por supuesto, todos quieren jugar. Y si Pékerman opta por mantener a la mayoría de los titulares, también será productivo para afianzar el juego, para corregir fallas. Sin embargo, para todos, juegue quien juegue, el objetivo debe estar claro: hay que ganarle a Costa Rica. (Lea también: ‘Seguramente vamos a hacer variantes’: Pékerman)

Cuadrado así lo cree. “Pienso que va a ser importante para nosotros terminar este primera fase con un buen resultado. Costa Rica es un gran equipo, sabemos que el enfrentamiento contra ellos va a ser difícil, la calidad de jugadores que tiene y el buen equipo que es”, opinó.

A partir de cuartos de final es probable que la dificultad aumente. Entonces volverá a haber presión, pues Colombia, quiéralo o no, ya es vista con favoritismo. Esas son series en las que está el latente riesgo de quedar afuera por un error mínimo, sutil, por un parpadeo. Cualquier cosa puede pasar.

Mientras tanto, ya que se ha hecho un gran trabajo hasta ahora, se puede aprovechar este partido para consolidar juego, identidad, memoria; para buscar opciones y, sobre todo, para asegurar el primer puesto del grupo A y esperar lo que venga. Este sábado es un partido sin presión, pero no para relajarse; es, como todos, para intentar ganarlo, para aumentar la confianza.

tomado de www.eltiempo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *