James, campeón de Europa con el Real Madrid.

Real ganó su undécima Champions.

Agridulce resultó para Colombia la final de la Liga de Campeones de Europa. El Real Madrid, en el que no actuó James Rodríguez, se impuso 5-4 frente al Atlético de Madrid en la definición por cobros desde el punto penalti, después de haber empatado 1-1 en el tiempo reglamentario.

Aunque el capitán de la selección nacional no jugó el partido definitivo, en el estadio San Siro de Milán, sí fue uno de los protagonistas de la undécima conquista merengue del torneo de clubes más importante del mundo, por lo que celebró merecidamente al lado de sus compañeros y dio la vuelta olímpica envuelto en la bandera tricolor, que por segunda vez ondea en una instancia similar, pues en 2010 Iván Ramiro Córdoba, quien curiosamente tampoco pudo disputar esa final, ganó la Champions con el Inter de Milán.

James, contento pero no eufórico en la tarima, les cedió el protagonismo a los titulares del equipo. Saltó al campo después del cobro definitivo de Cristiano Ronaldo y poco después se acercó a la tribuna para recibir en brazos a su hija Salomé, con quien se tomó las primeras fotografías.

Después subió al palco y recibió la medalla de campeón y cuando el capitán Sergio Ramos levantó la copa, James se corrió discretamente hacia un costado.

Evidentemente no haber actuado impidió que la felicidad fuera completa, pero en su ya brillante palmarés, que incluye títulos en Colombia, Argentina, Portugal y España, quedará ahora el de la famosa Champions League, esa que cada vez parece más hecha a la medida del Real Madrid, que la conquistó entre 1956 y 1960 y luego en 1966, 1998, 2000, 2002 y 2014.

El club más popular del mundo le lleva ahora cuatro títulos de ventaja al Milan, que tiene siete, y seis a Liverpool, Bayern Munich y Barcelona.

Para el Atlético, en cambio, el torneo se ha convertido en su maldición. Perdió la final en Bruselas, en 1974, contra el Bayern, en una dramática definición a dos partidos. En el primero se puso en ventaja en la prórroga, a los 112 minutos, pero se dejó empatar a los 120. Como en esa época no se desempataba por penaltis, en el segundo partido, dos días después, los alemanes se impusieron 4-0.

Hace dos años, en Lisboa, le ganaba 1-0 al Real Madrid, y a los 91 minutos Sergio Ramos igualó las acciones. En el tiempo extra los merengues fueron más y marcaron tres goles.

Ayer parecía el día indicado para acabar con esa racha, especialmente porque en las fases previas el Atlético había dejado en el camino, muy merecidamente, a los grandes candidatos al título, Barcelona y Bayern Munich, pero la suerte no lo acompañó.

El partido fue discreto. En la primera parte el Real salió a imponer condiciones y se puso en ventaja con un gol de Ramos, a los 14 minutos. Los colchoneros se tardaron en reaccionar y terminaron manejando la pelota, pero sin generar peligro.

Apenas comenzó la segunda parte Antoine Griezmann desperdició un penalti por falta de Pepe sobre Fernando Torres, pero el Atlético siguió buscando el empate.

El técnico del Madrid, el francés Zinedine Zidane, séptimo en la historia que gana la Champions como jugador y entrenador, reemplazó al lesionado Carvajal por Danilo, luego a Tony Kross por Isco y después a Lucas Vásquez por Karim Benzema, a los 76 minutos, con lo que agotó sus cambios y acabó con las esperanzas de los colombianos de ver a James en la cancha.

Para completar, llegó el empate colchonero, por intermedio de Yannick Ferreira Carrasco, quien tras un centro de costado le ganó la espalda justamente a Lucas Vásquez.

Los minutos finales y los 30 del tiempo de adición fueron dramáticos. Ambos equipos evidenciaron el desgaste del partido y de una larga y dura temporada. James, parado casi todo el tiempo, sufría con angustia cada jugada.

Hasta que el árbitro inglés Mark Clattenburg decretó el final del compromiso y el nerviosismo se convirtió en drama.

El arquero Keylor Navas, el primer costarricense que gana la Champions, no detuvo ningún cobro, pero contó con la suerte de que el cuarto, el de Juanfran, se estrelló contra el vertical.

Los pateadores merengues, en cambio, estuvieron impecables. Luchas, Marcelo, Ramos y Bale mandaron la pelota al fondo, antes de que Cristiano Ronaldo, de una muy discreta presentación, sacara su casta y en el último impacto le diera la undécima a la Casa Blanca.

James, campeón de Europa, viajará hoy a San Francisco, en donde se unirá a la selección de Colombia, que se estrena el viernes en la Copa América del Centenario. Con la 10 y el brazalete de capitán de la selección podrá demostrar su talento y las razones por las que está en el mejor club del mundo.

Zidane, nacido para triunfar

El histórico Zinedine Zidane se convirtió ayer en el primer técnico francés que se corona campeón de la Champions League.

Como jugador, Zidane jugó tres finales de la Champions (dos con la Juventus en 1997 y 1998, y una con el Madrid: 2002). Perdió dos, las dos con el equipo italiano, y ganó una.
Al banquillo del primer equipo blanco llegó después de que Rafa Benítez fuera despedido en mitad de la temporada. El técnico francés, de 43 años, llegó como un aprendiz  y con el transcurso de los partidos fue aprendiendo  lo que es la presión y cómo sobrellevarla.  Se le ve a gusto en esta nueva etapa de su vida. Consciente de que el trabajo, incluidos los errores, siempre tiene un premio. Fue moldeando el equipo poco a poco; prescindió de Casemiro hasta que se dio cuenta de que era importante para el equilibrio del equipo y para liberar a Kroos. Elogió a James e Isco por ser unos virtuosos del balón, pero los dejó fuera cuando consideró que no estaban en el nivel que exigía el equipo. Al colombiano lo elogió en cuanta rueda de prensa ofreció, pero al final no le dio la confianza en la cancha.
Previo al partido de ayer, el entrenador declaró:  “me falta muchísimo por aprender, pero la ilusión que tengo por es tremenda y esto me hará mejorar. Aún así me queda mucho camino para ser un entrenador importante”.
Los jugadores ven en Zidane cosas de Carlo Ancelotti, del que fue segundo y juntos conquistaron la décima Champions League para el equipo madrileño, y celebran el cambio de marcha que supuso su llegada. “A pesar del poco tiempo que lleva, Zizou (nadie se refiere a él como el míster, como con otros entrenadores) tiene un futuro enorme por delante. Fue jugador y se nota porque tiene una manera diferente de enfocar las cosas. Por eso se le ve como si llevara 30 años entrenando”, dijo el capitán del campeón de Europa, Sergio Ramos.
“Todo el mundo siente que la alegría volvió cuando él llegó. Como equipo hemos mejorado, era necesario para llegar a la final. Zidane nos ha dado confianza”, añadió Toni Kroos, uno de sus jugadores preferidos de la plantilla blanca.
Ahora, el francés entró a la lista de siete personas que ganaron la orejona como jugador y técnico junto a Miguel Muñoz, Giovanni Trapattoni, Johan Cruyff, Carlo Ancelotti, Frank Rijkaard y  Pep Guardiola.

 tomado de www.elespectad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *